COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

domingo, 12 de junio de 2011

ROMERIA DEL ROCIO...

La celebración del Rocío este año cae , en Junio (día del salto de la reja en el que desfila por la aldea del Rocío la Virgen del mismo nombre). 
No es una Romería Sevillana pero desde la provincia de Sevilla parten muchas Hermandades y Rocieros hasta la Aldea del Rocío - Almonte (Huelva), lo que hace que se considere una fiesta más a tener en cuenta.
La fecha del domingo de Pentecostés varia, pues depende de las fechas de Semana Santa y puede ser en Mayo o en Junio.
La Romería del Rocío es una fiesta de carácter religioso dedicada a la Virgen del Rocío en cuya evolución ha sufrido algunos cambios pero que su contenido esencial sigue siendo el mismo. 
Esta Romería es el acontecimiento más importante del año rociero. 
Es la reunión del pueblo para celebrar, con María, su Madre, la venida del Espíritu Santo.
Desde Sevilla capital parten cinco hermandades y otras muchas de los pueblos de alrededor que peregrinan hasta la aldea del Rocío, en Almonte, población que se encuentra a menos de 75 Km por la autovía A 49, en dirección hacia Huelva.
Sevilla también ve como sus cinco hermandades organizan sus carretas y se preparan para hacer la peregrinación para llegar a Ella.
Tiene su origen en 1653 cuando Nuestra Señora de las Rocinas es nombrada patrona de la villa de Almonte, se acuerda celebrar unas fiestas solemnes con misa y sermón.
La romería comienza el sábado en vísperas de Pentecostés, desde las doce de la mañana, comienza con la presentación de las Hermandades filiales, hasta un número de 100, que por orden de antigüedad, van desfilando ante las puertas del Santuario, donde son recibidas por la Hermandad Matriz.
En la presentación, cada hermandad, es acompañada por romeros a pie, a caballo o en carretas engalanadas que detienen su estandarte "Simpecado" mirando a la puerta principal del Santuario, para entonar un cántico dedicado a la virgen, con lo que culminan así el final del camino.
La noche se llena de avemarías y salves y una letanía entre luminarias y tintineo de campaniles, inunda la madrugada.
Las rejas del Santuario son testigos privilegiados de oraciones, súplicas, esperanzas y promesas cumplidas, en acción de gracias a María Santísima del Rocío.
En la madrugada del lunes, el estandarte cruza la nave del templo a través de los devotos, para iniciar la procesión, a una hora imprevista de cada año.
La Virgen del Rocío, va deteniéndose ante los estandartes "Simpecados" de las hermandades para rezarle una y otra salve en un largo recorrido procesional.
Hacia las dos de la tarde, la Virgen del Rocío cruza las puertas del Santuario ante la aclamación de los romeros, en cuyo momento termina la procesión y romería. 
A partir de entonces las hermandades inician el camino de vuelta.
ROCÍO
Del latín ros - roris (rocío) y su verbo rorare (rociar), se forma en latín vulgar "rosciar", que con la pérdida de la s queda "rociar", a partir del cual se obtiene el sustantivo "rocío".
En español es un nombre propio de gran resonancia, al estar asociado a la romería por excelencia, la del Rocío.
Nuestra Señora del Rocío es la imagen que se venera en el santuario dedicado a la Virgen María bajo esta advocación en Almonte, provincia de Huelva, partido judicial de la Palma. 
El auge de esta romería no cesa de crecer año tras año. 
Son multitudes de muchos centenares de miles de personas que se dan cita en la explanada del santuario a cantarle a la Blanca Paloma.
No es casual que sea ésta la advocación de la Virgen en torno a la cual se mueven mayores multitudes.
Desde siempre y en todas las culturas, el rocío se ha considerado un principio vital para la tierra y para el hombre, y se le han asignado funciones fecundantes.
Al transferirse a la Virgen María en sus diversas advocaciones la mayoría de atributos de las divinidades femeninas que poblaban los santuarios paganos, no podía faltarle el atributo de portadora del rocío. 
Unido a esto el fenómeno cultural de las romerías, una de cuyas funciones esenciales a lo largo de los siglos ha sido la de propiciar el encuentro de mozos y mozas de otros pueblos, a fin de evitar el estancamiento genético, no es de extrañar que sea precisamente la Virgen del Rocío la que ha aglutinado en torno a sí este singular fenómeno social, religioso y folklórico.
En todas las mitologías y en todos los ritos que de ellas se derivan, el rocío, junto con los vientos, ocupa un lugar especial. 
En la cultura talmúdica y rabínica el rocío es de por sí una bendición y un propagador de las bendiciones del cielo. 
"Da rocío y lluvia para bendición de la tierra", dice la liturgia hebrea. 
"El rocío de la resurrección", dice la doctrina rabínica, se guarda en un depósito en Arabot, el más elevado de los cielos, y con él se devuelve la vida a los muertos. 
En muchos países de Europa, en el mes de mayo se cortan ramas empapadas de rocío los días de fiesta y con ellas mueven algazara; en muchos otros, ruedan la gente moza desnudos por el suelo para empaparse del fecundante y vivificante rocío. 
En otros, el rocío es elemento indispensable en el preparado de medicinas...
Es realmente bello y sugestivo el nombre de Rocío, y ocupa un lugar preeminente entre los nombres de mujer aportados por la Naturaleza: Alba, Aurora y Rocío, ocupan el lugar más alto.
Sigue la Luna, oculta bajo el nombre de Elena, y ya en
la vegetación, Silvia, Silvana, Rosa, Margarita, Azucena, Hortensia, Jazmín...
y entre los minerales, Gema, Ágata, Esmeralda...
Una bellísima secuencia de nombres de mujer.
¡Felicidades, Rocío!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...