COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

jueves, 12 de enero de 2012

DACTILOMANCIA...


LAS MANCIAS
"DACTILOMANCIA"
¿Quien no conoce las virtudes mágicas del anillo?
Igualmente poderoso para atar que para soltar, es mas importante aún que el anillo de bodas.
Es verdad, dice Chispa, hay mas en el matrimonio que en el anillo de bodas, pero no hay nada como el grande, valioso o maravilloso anillo místico del arte oculto.
Los anillos de Fastrada, de Gyges o de Salomón son mejores que las campanas del país de las hadas, mejor que el sombrero de Fotunatus.
La cadena de Mesmer era un anillo magnético; el círculo de las sesiones de espiritismo es un anillo vivo, palpitante y universal; en realidad, el circulo mágico también es un anillo.
¡Si quieres desenterrar tesoros, consigue el anillo mágico!
¡Si quieres ser adepto de la "ciencia divina" aprende sus polifacéticos misterios!
Si quieres fascinar a una mujer llevalo oculto en tu persona, e invisiblemente entraras en el santurio del afecto femenino.
¡Y ten por seguro que ella te considerara como un dios invisible!
¡Seras verdaderamente divino, divino solo por el anillo!
Fabricalo bajo una constelación favorable, grabalo con caracteres místicos, cuelgalo de un hilo o un cabello sobre un vaso y oscilara con la celeridad de un péndulo, una vez para decir SI y dos veces para decir NO.
Responderá a tus preguntas con las vibraciones musicales y exquisitas que despierta en los lados del cristal.
Inscribe en el borde de una mesa circular los signos del alfabeto y el inteligente instrumento, pasando sobre ciertas letras, compondrá una respuesta definitiva, y te revelara los misterios que estas investigando con la presicion del espíritu que golpea las mesas.
Es bueno llevar a cabo la operación cumpliendo observancias religiosas.
El adivino deberá ir vestido de lino blanco, con la cabeza afeitada.
En la mano llevara una rama de verbena, una plana favorable que nos proporciona la naturaleza para alejar a los malos espíritus.
El anillo deberá ser consagrado solemnemente con votos y juramentos.
El poder aumenta indefinidamente con la debida constelación y bajo la influencia de los genios planetarios.
El anillo de Saturno sera de plomo, engastado con ónice o granate, y deberá ir grabado con una piedra en la que se enrosca una serpiente.
El anillo de Júpiter debe ser de una aleación de bronce engastado con un topacio, zafiro o amatista grabado con la imagen de un águila llevando un pentágrama en el pico.
El anillo de Marte debe ser de hierro, engastado por un rubí, un jaspe rojo o u hematite grabado con el símbolo de una serpiente devorando la punta de una espada.
El anillo del Sol debe ser de oro, engastado con una piedra de jacinto o crisólito grabado con una serpiente coronada con cabeza de león.
El anillo de Venus deberá ser de cobre, engastado con esmeralda grabada con el lingan hindú.
El anillo de Mercurio será de una aleación compuesta de bronce, plomo y plata engastado con una piedra de cornalina o alectorina grabado con el símbolo de un caduceo, que es un cetro entrelazado por dos serpientes.
El anillo de la Luna debe ser de plata e ir engastada con un cristal o una piedra lunar grabada con la imagen de una esfera intersecada por dos lunas crecientes.
El uso de anillos constelados implica un ceremonial mas elaborado.
El día y la hora de la constelación regulan su uso.
Si tiene lugar en un martes se escogerá el de Marte, y la pregunta se formulará durante la primera, la octava, la decimoquinta o la vigésimo segunda horas, que están consagradas al genio de este planeta.
La mesa circular ya mencionada debe tener grabados los signos del zodiaco y los siete planetas.
Sobre ella se arrojaran varios discos del metal apropiado según el periodo, y con los símbolos de tres alfabetos.
Se dirigirá una oración al genio y el anillo se suspenderá de un hilo encima de la mesa.
El sacerdote, o la pitonisa, deberá prender fuego al hilo con una antorcha consagrada a Hécate, la diosa de los encantamientos.
Entonces el anillo caerá sobre la mesa y las letras sobre las que ruede, y en las que se detenga, debe anotar secuidadosamente.
Esta operación debe repetirse siete veces y, después, la intuición del adivino recogerá el sentido de los oráculos reuniendo las letras.
Ahora bien, la facultad de la intuición que algunas personas de cierto temperamento poseen en un grado extraordinario puede ejercerse con el mismo existo sobre un montón de letras igual que con los posos del café, y es aquí donde se encuentra el verdadero valor que atesora la adivinación con anillos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...