COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

lunes, 5 de enero de 2015

QUERIDO REYES MAGOS...

Querido Reyes Magos.
Hace muchos años que no les escribo una carta. De las de verdad, digo. De esas que solía redactar cuidadosamente y que metía en un sobre con el total convencimiento de que Ustedes, al recibirla, iban a ponerse manos a la obra para hacer mis sueños realidad.
Y llevo tanto tiempo sin hacerlo porque me he dado cuenta de que para poder escribirles necesitaba tener varias cosas en las que, durante muchos años, no he reparado: urgencia de sueños por cumplir, fe ciega e ilusión.
A ver.
He sido buena, y he obedecido a mis principios.
He hecho los deberes cada día, y aunque algunas veces no iban bien del todo, los he presentado y esperado paciente la correspondiente regañina.
Pero también tengo que advertir a Sus Majestades de que me merezco un poco de carbón (si ellos lo ven conveniente). Porque no he prestado apenas atención a mis amigos, ni a mis padres, ni a mis hijos, ni a mis hermanos. Sobre todo, he estado trabajando y estudiando. A veces, también se me ha pasado por alto sonreír en la mañana y saludar a todo el que me encontraba por las escaleras, aunque fueran las siete. Y lo peor de todo: me he llegado a acostumbrar a tener tanta suerte en algunas cosas, que he tomado la manía de sólo quejarme por las cosas malas o que me faltan, desdeñando el resto y que hacen posible lo demás.
Ahora que lo pienso, “buena” lo que se dice “buena”, no he sido. Porque a veces me he olvidado hasta de mí misma.
Aún así, creo que me merezco lo que les pido (si mal no recuerdo, también había que justificar el pedido) porque no he desistido de lo que prometí a todas las personas que me quieren (aunque algunas ya no estén en este mundo) y a mí misma: cumplir mi sueño. Mi palabra sigue en pie.
Y también hay muchas personas que este año, más que nunca y aunque ni siquiera lleguen a enviarles sus cartas, se merecen que sus sueños se hagan realidad. Porque de verdad les digo que no piden tanto. Piden incluso menos de lo que se merecen. Y ellos se han portado incluso mejor que yo, porque han estado haciendo los deberes de todos los que hicieron mal los suyos.
En caso de que no pudieran atender las peticiones de todos (y aquí va mi primer deseo) les ruego que tomen en cuenta, primero y sobre todo, las de ellos.
Necesitaría un poco de paciencia. Me consta que también es un bien escaso y que los que han sido malos han malgastado mucha de la que había para repartir, pero yo la necesito.
Y si pudiera ser también algún halago, mejor que mejor.
También estaría muy agradecida si me pudieran traer un poco de serenidad, concentración y persistencia. Esto último, todo junto y revuelto, por favor. Ya sé que me lo hicieron llegar el año pasado sin ni siquiera pedírselo, pero es que me ha venido muy escaso para todo el año. Pero si no pueden, no pasa nada. Me conformo con las ganas.
Y por último, me gustaría pedir chocolate. Sí, entiendo que no es nada del otro mundo. Pero es que no he vuelto a probar otro más rico que el que me traían Ustedes justo antes de que dejara de escribirles.
Les deseo una muy buena noche y mejor viaje, y como siempre, sepan que les he dejado agua justo debajo de la ventana (por si tienen sed los camellos) y tres copitas por si quieren servirse anís o coñac (que la noche estará muy fría).
Espero que puedan perdonar a toda la gente que, como yo, hemos dejado alguna vez de escribirles nuestras cartas. En cambio, les prometo que a partir de ahora les escribiré cada año, y no sólo para pedirles cosas, sino para mantenerles informados de en qué, he invertido todo aquello que me trajeron.
Atentamente.
Guadalupe


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...