COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

lunes, 31 de enero de 2011

¿AMAR O DEPENDER?

¿AMAR O DEPENDER?
Autor: Walter Risp
El amor no es solo la mas codiciada aspiración humana y el tema literario por excelencia, también puede convertirse en un sentimiento y atente contra nuestra dignidad y ponga en peligro nuestra independencia.
Conocemos los padecimientos del desamor, pero obviamos los martirios de un apego excesivo.
Como bien saben los psicólogos, para a la persona equivocada es una adicción tan negativa como la drogo dependencia, los trastornos de la alimentacion o la ludopatia.
Millones de personas en el mundo son victimas del deseo excesivo y el miedo a sufrir un abandono puede conducirles, incluso, a la depresión.
Por fortuna, la enfermedad afectiva, como cualquier otra adicción, tiene cura y puede prevenirse, es posible disfrutar de una relación de pareja satisfactoria y saludable.
Como nos desembarazamos de estos amores enfermizos?
Con una conciencia mas realista acerca de lo que podemos pedir a nuestro compañero, promoviendo el auto control y fortaleciendo el respeto a uno mismo.
Lejos de amortiguar el sentimiento, el arte de amar en libertad nos permite adaptarnos al otro sin dejar de ser nosotros mismos.
Hay que impulsar nuestra independencia afectiva en la convicción de que el único amor que merece la pena experimentar es aquel que se desarrolla con sinceridad y entera libertad, el que transforma la vida en una experiencia plena y jubilosa.
Es duro aceptar que no nos quieren con todas las ganas.
Y no solamente el placer que produce el sentirse amado, sino a la auto estima implicada.
Cuando la persona que amamos nos quiere a medias, con limitaciones y dudas, la sensacion que queda es mas de agradecimiento que de alegría, como si estuvieran haciéndonos un favor.
Una buena relación no permite reparos afectivos.
Cuando el sentimiento vale la pena, es tangible, incuestionable y casi axiomático.
No pasa desapercibido, no requiere de terapias especializadas ni de reflexiones profundas.
Se destaca y se nota.
Si hay dudas, el afecto esta enfermo.
Sanarlo implica correr el riesgo de que se acabe, dejarlo como esta es hacer que el virus se propague.
La persona apegada siempre prefiere la segunda opción.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...