COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

lunes, 26 de noviembre de 2012

EL AURA HUMANA...


EL AURA
El aura Humana es un gran  campo electromagnético que rodea y contiene el cuerpo físico.
Donde se proyectan todas nuestras emociones, el estado de salud de un individuo, el estado mental y hasta acontecimientos pasados o futuros. Es un conglomerado de energías, que está compuesto a su vez de diversos cuerpos sutiles, que ya mencionaremos. Las personas capacitadas con ciertas facultades pueden verlo y leer en el, particularmente cambia a cada instante con cada pensamiento o sentir.
Se podría decir que tiene la forma de un huevo desplegando una variada gama de colores dependiendo exclusivamente del sentir personal. Cada color es un referente e indicador, donde hablando de colores, unos tienen vibración más alta que otros. 
Este campo nos sirve de protección a la vez que nos permite la percepción, por situarse en estos cuerpos sutiles e invisibles al ojo humano los chacras que son vórtices de energía por los cuales implementamos otra forma de percepción, como de otros “sentidos”. Usualmente contamos con los habituales de: la vista , el oído etc. , estos a los que nos referimos con anterioridad al ubicarse dentro del aura nos permite entre otras cosas la percepción de la energía, de lugares, personas. Etc.
Dependiendo de la vitalidad del sujeto varia la luminosidad de la misma, pudiendo llegar a ser casi opaca totalmente en casos de enfermedad grave, las variantes son muchas y la posibilidad de “fugas”  representados como orificios dentro del aura son más normales de lo que se piensa, percibiéndose como zonas oscuras. De ahí el debilitamiento energético, el estrés, como también la transferencia emocional de otras personas con las que interactuamos diariamente.
La importancia del cuidado y el cerramiento del AURA, puede tener un gran peso a la hora de marcar la diferencia.
Estos campos energéticos en el ser humano interactúan entre si todo el tiempo, no es necesario la cercanía de otra persona para que nos afecte ya que su tamaño varía según el individuo pudiendo extenderse varios metros.
Algunas veces en compañías de ciertas personas podemos sentirnos agobiados, tristes deprimidos y ni siquiera distinguimos que no nos es propio, sino que es la transmisión de un campo al otro, en el que nos hemos quedado con el sentir y el estado ajeno.
Para la protección del mismo, basta con un par de series de respiración en 4 tiempos preferentemente, donde visualizaremos que una luz de determinado color (azul, violeta, blanco) nos envuelve y nos protege durante las próximas 24hs.  Decretando que así será.
Lo importante no es si se ha hecho bien del todo tal o cual indicación, sino que cada ser adopte la forma de protección que le dé determinada seguridad, “a su manera”…aquello en lo que creamos así es.
Existen otras cosas que nos afectan o de lo que nos protege cuando un aura es saludable y luminosa, como las larvas astrales, parásitos  que suelen adherirse y vivir a nuestras expensas en lo que a energía se trata, ocasionando trastornos de toda índole, desde la perturbación mental hasta una enfermedad. Energías negativas de lugares, entidades de todo tipo, todo puede afectar e introducirse cuando el aura está dañada.
Es primordial aprender a distinguir cuando es un estado propio y cuando nos es ajeno, habiendo personas de mucha sensibilidad en la que solo evocar la imagen de una persona, pensar en ella nos “conecta” con su energía, pudiendo quedarnos con “su estado interno”.
Al estar todos conectados, cada pensamiento nos afecta en un sentido positivo o negativo, donde se expande por medio de nuestra aura “tocando” otros campos en los que habremos de influir.
La forma de pensar, la calidad de los pensamientos, el sentir, nos afecta tanto a nosotros como a las personas con las que interactuamos, que a su vez interactúan con otras, generándose una especie de bola de nieve. A medida que un pensamiento es sostenido en la mente, va “cargándose” de fuerza y energía que hará que eso que hemos pensado se manifieste en la realidad, tanto sea bueno o algo que nos sea perjudicial.
Constitución Septenaria
El ser humano está constituido por siete cuerpos o principios, tres de estos cuerpos forman lo que se llama la “triada superior” y los cuatro restantes forman el “cuaternario inferior”.
Hablemos del cuaternario inferior que es donde podemos influir de manera consciente, está compuesto por:
1) Vehículo Físico - es el más denso de los cuatro y permite la experiencia del espíritu en la materia
2) Vehículo Eterico – es el doble del cuerpo físico, es una especie de receptor de energías, donde se hayan alojados las chacras o ruedas que permiten la entrada y distribución de la energía que tomamos del universo y de la tierra.
3) Vehículo Astral -  es el cuerpo de las emociones, donde se manifiestan y se transmiten.
4) Vehículo Mental – Donde se gestan y habitan los pensamientos, es el lugar en el que creamos nuestra realidad y la sostenemos.
Estos cuatro cuerpos interactúan y se relacionan entre si todo el tiempo, ya que a partir de un pensamiento (cuerpo mental) proporciona un sentir (cuerpo astral) donde toma vitalidad o energía (cuerpo eterico) para por fin manifestarse en el físico.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...