COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

lunes, 19 de diciembre de 2011

LAS COMIDAS DE NAVIDAD...


Las comidas de Navidad hay que compensarlas con una dieta equilibrada durante todo el año y con ejercicio físico para mantener el peso a raya durante estas fiestas, según los especialistas en nutrición de USP Sagrado Corazón.
En un comunicado los especialistas en Dietética y Nutrición de USP Sagrado Corazón, Carlos Moyano y Felipe Del Valle, advierten de que las grandes ingestas en estas fiestas no se deben compensar anulando otras comidas principales como "el desayuno o la cena", ya que el organismo necesita un suministro de recursos constante, aunque moderado.
Insisten en que la necesidad de mantener un estilo de vida saludable durante todo el año, aunque se pueda modificar puntualmente en estos días, en los que se suelen comer alimentos propios de estas fechas.
En este sentido, apuntan que una dieta equilibrada pasa por un consumo de alimentos lo más variado posible, pero en su justa medida.
La actividad física debe acompañar a esa forma de alimentarse sin caer en el error, muy común, de pensar en prepararse físicamente para unas olimpiadas. Actividades cotidianas y simples como utilizar menos el coche, evitar los ascensores o pasear diariamente suelen ser suficientes, y obtendrán un sobresaliente quienes sustituyan la inactividad más absoluta por una actividad física de carácter moderado y agradable.
En la comida es fundamental alimentarnos "adecuada, moderada y ordenadamente, lo que significa hacer cinco comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena)".
"Hay que pensar que, si en lugar de llegar a la cena de Navidad o Nochevieja sin haber probado bocado desde el almuerzo, merendamos, por ejemplo, una macedonia a base de yogur desnatado con una pieza de fruta, evitaremos las ansias compulsivas de arrasar con todo lo que nos pongan por delante al sentarnos a la mesa", han aconsejado.
Como primer plato para la cena de Nochebuena o de Nochevieja proponen un consomé, una crema de verduras o una sopa, que resulta reconfortante y, sobre todo, saciante, y de segundo se puede optar por alimentos más consistentes pero con menos proporción de grasa.
Por ejemplo, si se decantan por la carne, resultan idóneas las de conejo, pavo o pollo, cocinadas al horno junto a verduras o patatas, y si se inclinan por el pescado o por el marisco, salvo los más grasos, suelen aportar menos calorías y resultan más saciantes.
Aunque las bebidas alcohólicas suelen verse como "inexcusables" por la mayoría de comensales en estas fiestas, los nutricionistas señalan que se deben tomar con moderación porque aportan muchas calorías, y recuerdan que es importante no olvidar beber entre dos, y dos litros y medio de agua diarios.
Los postres navideños, aunque no es recomendable su consumo, es importante elegir los que estén hechos con ingredientes más saludables, como el aceite de oliva, la miel, chocolate o frutos secos (tortas, turrones, mazapán)
El día después es positivo incluir en el desayuno la fruta si no lo hace habitualmente y obsequiar al cuerpo con un paseo matinal, y también es necesario dar un reposo al estómago, consumiendo platos más ricos en verduras y hortalizas en el almuerzo y en la cena, sin olvidar la fruta en el postre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...