COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

martes, 21 de febrero de 2012

MEDUSA...


-LA POSIBLE REINA MÍTICA DE TARTESSOS: LA GORGONA MEDUSA-
Parte I

La Gorgona Medusa es uno de los más importantes talismanes del mundo antiguo, que aún se utiliza, a veces sin conocerse muy bien su significado mágico. Su figura está formada por numerosos elementos apotropaicos, muy conocidos en el Próximo Oriente y Egipto en la Antigüedad: Ojos mágicos, cabellos en forma de serpiente, boca fálica, máscara horrorosa y nudo mágico entre otros, la asemejan a Bes, Path Pateco o Humbaba, conocidos personajes de la magia popular próximo-oriental desde tiempos inmemoriales, más tarde populares por todo el Mediterráneo.
Los mitos griegos que narran la historia de la Gorgona Medusa parecen coincidir , sin embargo, en situar el origen de este personaje, histórico, que dio origen a la leyenda, en el extremo occidente, en la actual Andalucía o Tartessos.
Perteneciente a la raza de las serpientes, Medusa es madre de Crisaor, padre de Gerión, el mítico rey tartéssico, sobre cuya entidad mitológica o histórica, pura ficción o personaje real por tanto, se aventuran numerosas hipótesis de trabajo.
En este trabajo se analizan y fundamentan los fundados indicios de que en la génesis de la personalidad mítica de Medusa han podido coincidir tradiciones griegas y primitivos mitos indígenas de la Península Ibérica. Y la posibilidad, tanto de que la Gorgona sea no solo un personaje real , ya que Gerión tal vez lo fue y la posibilidad de que este mito sea autóctono, además de incidir sobre la necesidad de investigar y buscar a los personajes femeninos históricos de la cultura tartésica.
Uno de los numerosos seres míticos apotropaicos del mundo antiguo es la Gorgona Medusa, el origen de cuya leyenda es objeto del presente estudio. 
Sus efectos positivos y el poder mágico de su imagen contrastan poderosamente con la sensación negativa que causa la visión de su monstruosa figura, formada por numerosos elementos mágicos bién conocidos en el Próximo Oriente y Egipto desde muy antiguo.
Se refieren a un joven tartéssica, de la raza de las serpientes, antepasada de reyes míticos como el famoso Gerión. A todo ello nos referiremos a continuación.
I. LA FIGURA DE MEDUSA GORGONA COMO TALISMÁN MÚLTIPLE
La Gorgona Medusa es un potente talismán , muy popular, que aparece en el mundo clásico grecorromano de diversas formas y maneras. Forma parte , como elemento meramente decorativo, en muros, sarcófagos, corazas, escudos, templos, vasos, platos, pinturas, fuentes, frontones de templos, etc..., al margen de todo su poder apotropaico que a menudo se desconoce o se pretende ignorar: La figura de Gorgona, el Gorgoneion, es, sin embargo, un talismán múltiple, resultado de un complicado proceso intelectual, en el que nada sobra, falta o es superfluo. Todo en ella está ideado, colocado e interrelacionado para hacerla un poderoso protector múltiple contra cualquier posible ataque de un enemigo, visible o invisible. Un poderoso talismán que se esconde tras una serie de curiosas leyendas que sitúan su origen en lo que hoy es Andalucía.
En los sarcófagos y ambientes funerarios es un símbolo de inmortalidad y conservación. Y, sobre todo, protege contra la magia y quienes la practican, porque es en si misma una figura formada por elementos mágicos muy populares, que a veces se usan por separado.
Vivían las Gorgonas, también según la mitología griega, en la costa atlántica meridional de la Península Ibérica, cerca de la ciudad de Tartesos. 
El modelo de su representación surgió en Grecia, según P. Vernant, a principios del siglo VII a.C. 
Hacia el segundo cuarto del mismo siglo se plasmaron los rasgos esenciales de su tipo canónico, que varió según el tiempo y los diferentes ámbitos geográficos y culturales, por lo que las figuras son de forma muy variada, yendo desde la fealdad más extrema y el horror a la belleza y el patetismo que subrayan tanto autores antiguos como modernos. 
Aparte de las variantes creadas por las escuelas corintia, laconia, ática, suritálica, etruscas o romanas, un primer análisis permite detectar dos caracteres fundamentales que señala Vernant: La frontalidad y la monstruosidad.
En realidad, como otras veces hemos recordado, aunque se suele mencionar a Gorgona en singular, según Hesíodo, las Gorgonas eran tres : Esteno, Euríale y Medusa. Las dos primeras inmortales y la tercera mortal, hijas todas ellas de dos divinidades marinas: Forcis y Ceto.
Generalmente se da el nombre genérico de Gorgona a Medusa, considerada como “La Gorgona por excelencia”.
Medusa es la única de las tres hermanas que tuvo descendencia. Poseidón se unió a ella y la hizo madre de Crisaor y del caballo alado Pegaso.
Su leyenda la cuenta Ovidio en Las Metamorfosis, IV. Según esta historia, hubo un tiempo en que Medusa fue una joven bellísima y de espléndida cabellera, a la que deshonró Poseidón en un templo de Atenea y esta diosa virgen, horrorizada por el sacrilegio, convirtió a la infortunada mortal en un ser monstruoso con serpientes por cabellos, a la que mató Perseo sin mirarla, ya que tenía el poder de convertir en piedra a quien la mirase de frente. Su cabeza protectora figura en la égida de su enemiga Atenea, ya que como talismán, protege de los enemigos , por lo que es común en el escudo y pecho de los guerreros , en las corazas, para protegerlos de sus enemigos . En los sarcófagos y ambientes funerarios es un símbolo de inmortalidad y conservación. Y, sobre todo, protege contra la magia y quienes la practican, porque es en si misma una figura formada por elementos mágicos muy populares, que a veces se usan por separado.
Vivían las Gorgonas, también según la mitología griega, en la costa atlántica meridional de la Península Ibérica, cerca de la ciudad de TARTESSOS. El modelo de su representación surgió en Grecia, según P. Vernant, a principios del siglo VII a.C. y hacia el segundo cuarto del mismo siglo se plasmaron los rasgos esenciales de su tipo canónico, que varió según el tiempo y los diferentes ámbitos geográficos y culturales, por lo que las figuras son de forma muy variada, yendo desde la fealdad más extrema y el horror a la belleza y el patetismo que subrayan tanto autores antiguos como modernos. Aparte de las variantes creadas por las escuelas corintia, laconia, ática, suritálica, etruscas o romanas, un primer análisis permite detectar dos caracteres fundamentales que señala Vernant: La frontalidad y la monstruosidad.

Fuente: III Congreso español del Antiguo Oriente Próximo. 

Huelva, 30 sept.-3 oct.2003

Autor: Misterios e historia de Andalucía
CONTINUARA...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...