COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

martes, 20 de julio de 2010

SIGNO LEO DEL 23/7 AL 22/8...

Leo es el signo de los nacidos entre el 23/07 y el 22/08.
La gente de este signo desborda una energía imparable.
Se trata de personas con la actitud necesaria para conseguir prácticamente cualquier cosa.
Y esa precisamente esta palabra: “actitud”, la que viene a simbolizar positivamente al signo.
Los de este signo saben por naturaleza que en la vida solo se consigue aquello que se persigue y están dispuestos a perseguirlo todo.
Al ser portadores de una fiereza tremenda (basta con imaginarse a un león), se imponen fácilmente sobre las circunstancias y los enemigos.
Nunca se quedan quietos; saben perfectamente que el aburrimiento es el peor de los pecados y están siempre dispuestos a la aventura.
No permitirán que nada ni nadie les pase por encima.
Son poseedores de una personalidad dominante.
Lo negativo de este signo deviene de considerar negativamente todo lo que expusimos recién.
Esa capacidad de irradiar energía puede llegara transformarse, fácilmente, en una actitud un tanto violenta hacia el prójimo.
No es que la gente de Leo sea mala; ocurre que a veces no puede medir la inmensa impronta que deja sus acciones.
Es lo que pasa con aquellos que poseen una fuerza descomunal; si no la exteriorizan se sienten prisioneros de una especie de dolor.
Van y vienen, hablan y se acaloran, combaten contra aquellos que, ellos piensan, quieren imponerse contra sus ideales.
Por otro lado, y complementario a lo que acabamos de decir, a los de este signo no les gusta perder el papel de líderes.
Así como el león es el rey de la selva ellos quieren ser asimismo los reyes.
Son muy celosos de su poder y pueden llegar a tener actitudes francamente violentas. Muchas son las oportunidades en las que su inmenso ego no les permite contemplar alternativas más pacificas, y todo esa violencia suele devenir en un estrés verdaderamente agotador.
A nivel profesional los leoninos tienen necesidad de ocupar roles ejecutivos; necesitan acción. Sentar a alguien de este signo detrás de un escritorio para hacerlo acatar órdenes terminará con alguna presentación de renuncia (en el mejor de los casos).
Los leoninos se caracterizan por ser muy buenos empresarios.
Son mejores para emprender proyectos propios que para acoplarse a otros previamente creados por el prójimo.
Pareciera que cuando algo se les ha metido en la cabeza nunca descansan, y en muchas casos es difícil seguirles el paso.
A nivel de los puestos de gerencia, las personas de este signo tienen capacidades a favor y en contra.
Desde la perspectiva positiva está la capacidad que tienen para infundir en el subordinado un sentimiento de respeto y, a la vez, optimismo.
Lo malo es que son capaces de llevarse por delante cualquier opinión ajena y, como ya dijimos antes, son demasiado celosos.
Temen que en algún momento aparezca alguien que les robe su puesto de privilegio (cosa que tarde o temprano sucederá) y pueden llegar a defenderse de manera agresiva.
En las relacione afectivas se trata de un signo que representa todo lo que ya hemos estado advirtiendo.
Son impulsivos por demás.
Cuando se enamoran se enamoran de verdad.
La gente de este poderoso signo no se anda con vueltas; pone toda su energía allí donde enfoca su atención.
Si les gusta una hombre/mujer no descansarán hasta conquistarla/o.
Cuando se tiene una relación con un/a leonino/a es muy difícil llegar a aburrirse; siempre se tiene algo que hacer, algún lugar a donde ir.
Son, asimismo, amantes insuperables.
En la amistad se caracterizan por levantar el ánimo de cualquiera.
Si uno está triste por tal o cual eventualidad (salvo que sea una pena fuertemente arraigada) los de Leo son perfectos para el consuelo.
No se trata -¡de ninguna manera!- de que se vayan a quedar al lado nuestro escuchando pasivamente cada desgracia.
Son partidarios, más bien, de la frase: “Espera un poco, por qué no me cuentas en el auto”.
Luego, cuando terminamos de relatar nuestras desgracias, descubriremos que estamos entrando a un bar. “¿Qué hacemos aquí?”, preguntaremos desconcertados, “Bueno, pensé que era mejor acompañar la charla con una cerveza” dirá el/la leonino/a, y ahí ya estamos perdidos; remplazamos la tristeza por una actitud de optimismo antes impensada.
El secreto de la gente de este signo está en su vitalidad y en su actitud.
Si tenemos que decir algo a la gente de Leo nos contentaremos con pedirles que traten de aprender a canalizar positivamente su energía.
Si ponen sus capacidades al servicio del miedo y la desconfianza terminaran por maltratarse a sí mismos y a todos los que están a su lado.
Hay que tener confianza y dedicar la energía a la producción efectiva de “cosas”.
Por otro lado será necesario que aprendan a tener un poco más de tacto.
No siempre conviene hacer las cosas de golpe; apelando a la utilización plena de nuestras energías. Será una pena que de tanta capacidad devenga sufrimiento y destrucción.
Los de Leo tienen el mundo a sus pies, solo tienen que saber que, en realidad, no es necesario patearlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...