COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

lunes, 20 de julio de 2009

EL PODER TRANSFORMADOR DEL AMOR

EL PODER TRANSFORMADOR DEL "AMOR"
LA BELLA Y LA BESTIA
PARTE II
¿Cuántas veces, y más en nuestros tiempos, admiramos a las personas por su físico y no nos damos cuenta de que, a veces, bajo un aspecto agradable, se encuentran personas que nos dejan vacíos y que las apariencias nos engañan, perdiendo en muchas ocasiones la oportunidad de descubrir la belleza interior que hay detrás de muchas personas y de las pequeñas cosas.
Por todo esto, el mito de la Bella y la Bestia forma parte de nuestra vida cotidiana y escuchar sus enseñanzas pueden convertirnos en personas más libres que no tienen miedo de ser felices.
Las 7 reglas para dejar tu máscara de Bestia
1. Nunca te fíes de las apariencias.
El mito esta lleno de ejemplos de cómo las apariencias nos engañan: La anciana era una hechicera, el bello príncipe escondía una Bestia en su interior y la Bestia ocultaba una persona maravillosa.
A veces, nos dejamos deslumbrar demasiado por la superficie de las cosas, las personas atractivas, los grandes coches, los escaparates lujosos, etc pero esto no siempre nos llena, ya que, a veces, tanta frivolidad nos ciega los ojos del alma que son aquellos con los que se descubre la verdadera felicidad.
2. Si tienes miedo de las cosas malas, te pierdes las buenas.
En el cuento vemos cómo el joven príncipe al verse convertido en bestia se encierra en sí mismo y no intenta luchar por cambiar su situación.
Es tal el miedo que tiene al rechazo que se condena de por vida a un aspecto monstruoso y a una vida sin amor.
Sólo cuando la Bestia decide cambiar sus hábitos, para hacer a Bella la vida más agradable, consigue que ésta le ame.
A veces es muy sencillo culpar a la mala suerte o a las situaciones adversas de nuestra infelicidad y no cambiar, pero sólo poniendo de nuestra parte podremos llegar a ser felices, por muy difícil que esto nos parezca.
3. Si amas algo, déjalo libre.
Muchas veces el amor mal entendido viene acompañado de la posesión, que a veces mata los mejores sentimientos.
En ocasiones creemos que si dejamos libre a la persona que amamos se marchará de nuestro lado, tal vez porque en el fondo no estemos seguros de nosotros mismos, o no creamos ser lo suficientemente buenos, y esto, en muchas ocasiones, hace que cortemos el aire a las personas que queremos y las alejemos de nosotros.
La Bestia tenía a Bella retenida en su castillo ya que creía, que la única manera de no perderla era aplicar la fuerza.
Pero el verdadero gesto de amor es dejarla libre: Bella encerrada no sabía si amaba a la Bestia o no ya que no actuaba según su voluntad.
Y es tras su liberación cuando decide regresar, no por obligación sino por su propio deseo.
4. Confía en el poder transformador del amor.
A veces todos estamos demasiado ocupados, llenamos nuestra vida con cosas que en determinados momentos nos parecen muy importantes: trabajo, responsabilidades, obligaciones, a veces no tenemos tiempo de hacer una llamada a ese amigo al que hace tanto tiempo que no vemos, o no dedicamos una sonrisa en el ascensor a ese vecino cuyo nombre a veces ni siquiera conocemos.
Nos convertimos en autómatas y creemos ser libres e incluso felices, estamos tan ocupados...
Pero, es en los momentos de enfermedad o tristeza en los que nos damos cuenta, que todo aquello por lo que luchamos, dinero, posesiones, no puede liberarnos del dolor.
Si no hemos dado nada de nosotros mismos, en los momentos difíciles nos encontramos solos.
En el cuento ni toda la fuerza de la Bestia ni toda su riqueza puede liberarle de su calvario, sólo el poder del amor le hace libre.
Tal vez nos preocupamos de cosas que nos hacen esclavos y olvidamos lo único que nos hará libres: el amor.
5. No dejes de ser humilde.
Es difícil cuando la vida nos sonríe no dejarse llevar por la soberbia. A veces, cuando lo tenemos todo, creemos que jamás lo perderemos y despreciamos a los que no lo tienen.
Muchas personas, que siempre han tenido un trabajo o una situación económica holgada, se convierten en seres crueles y altivas que encumbrados en su cima no se dan cuenta de que los valores terrenales son efímeros, y que no somos mejores que los que no los tienen.
La Bestia, al ver el aspecto paupérrimo de la anciana, la desprecia, y de este modo se condena.
La humildad y la empatía le hubiesen salvado y todos nosotros deberíamos aprender de eso y darnos cuenta que no somos lo que tenemos sino lo que compone nuestra esencia.
6. No siempre el camino más corto es el más recto.
Muchas veces nos ocurren cosas que no comprendemos, cosas que nos parecen horribles, situaciones de las que creemos no poder salir y, sin embargo, en ellas están las enseñanzas que nos harán felices, si la Bestia no hubiese sufrido el encantamiento hubiese sido un joven tan pobre que sólo tendría dinero, y gracias a la maldición, aprende a desarrollar una serie de valores que le conducen a una vida más plena.
V. Cassanya
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...