COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

viernes, 5 de febrero de 2010

CIENCIA SIN CONCIENCIA

CIENCIA SIN CONCIENCIA
PARTE III
Joel Hurtado Ramón
http://www.el_amarna
O'Leary fue el primer astronauta postulado para viajar a Marte. Es un apasionado ambientalista y busca incansablemente soluciones innovadoras para la creación de comunidades ecologistas. Enseñó varias disciplinas en las universidades de Cornell, Princeton, el Hampshire College y en la prestigiosa Berkley. Líder activista en movimientos de paz y medioambiente, fundó en 2002 una ONG que promueve la investigación de fuentes de energía renovables para un futuro global sustentable.
El doctor O'Leary tuvo que huir de su país por exponer ante los medios las políticas de ocultamiento gubernamentales y sus acciones intimidatorias. Actualmente se dedica a investigar y a escribir ensayos sobre los nuevos paradigmas de la ciencia y la transformació n global. En uno de sus diez libros publicados, +Re-Heredando la Tierra+, presenta las soluciones para corregir la actual marcha depredadora de la civilización actual. Aquí expresa algunos de sus conceptos.
Sobre que hacer para cambiar la presente situación ambiental del planeta considera que primeramente debemos cambiar nuestro sueño de ser poblaciones cada vez mayores, usando cada vez más recursos. Debemos cambiar nuestra necesidad de crear más automóviles, más casas, más cosas que están amenazando los bosques, los ríos, los lagos y nuestra propia vida. Debemos cambiar ese paradigma de crecimiento y desarrollo.
Si la prosperidad entre los seres humanos significa mayor población, mayor riqueza y un despilfarro de los recursos del mundo, eso significa un desastre en el ecosistema y todas las demás formas de vida sobre la tierra.
Debemos rendirnos definitivamente a la adicción del petróleo; detrás de esta dependencia existe un imperio que se fortalece día a día con su consumo. Parecería que la humanidad negara que la causa de nuestros problemas se encuentra en nuestro tipo de vida y en nuestro paradigma de crecimiento económico, el cual nos conduce directamente a la catástrofe.
¿Qué forma tomará dicha catástrofe? Guerras entre países, hambre, falta de recursos naturales, contaminación del ecosistema y efecto invernadero, entre otras.
Sobre los responsables de este problema señala que en la cima de la pirámide están las corporaciones, los científicos del establishment, los gobiernos que son títeres de estas fuerzas, los medios de comunicación que silencian las voces que aportan soluciones; y también nosotros, que preferimos la comodidad y el confort que nos ofrece este sistema de dependencia antes que liberarnos y tomar conciencia de que debemos vincularnos con el ecosistema y no con el sistema de poder imperante.
En lo personal denunció que formaba parte de un grupo de investigación encargado de buscar alternativas energéticas no contaminantes (fusión en frío, energía de vacío y otros avances potenciales) . Lo que resultó de esto fue que muchos científicos empezaron a aparecer asesinados o muertos de manera dudosa, lo que lo obligó a emigrar de su país y tener menos acceso al público. Existen muchos intereses que quieren silenciar a hombres de ciencia comprometidos con aportar reemplazos a nuestra dependencia energética actual. La no participación de los Estados Unidos en los acuerdos de Kyoto sobre calentamiento global es una clara señal del rumbo que pretende seguir este país al respecto.
El tiempo se acaba y los sucesos a nivel climático son prueba de ello. El huracán Katrina y el tsunami de Indonesia no son poca cosa, pero no se hizo nada al respecto. Tal vez muchos piensen que hace falta una catástrofe mayor para que el mundo reaccione. Hay una profunda crisis moral y espiritual oculta detrás de esto; las actuales estructuras de poder efectivamente están bloqueando la necesidad de transformar nuestro mundo.
A nivel población, parece que seguimos prefiriendo quedarnos en una falsa seguridad de pan y circo que abrazar grandes verdades, necesarias para corregir un rumbo que nos conduce indefectiblemente a la autodestrucció n. Como dijo David Broker: "No es que estemos heredando la Tierra de nuestros padres; se la estamos robando a nuestros hijos". El gran problema aquí es que la gente no quiere escuchar sobre algunos problemas, porque sabe que son ciertos y piensa que ya no se puede hacer nada, entonces reacciona como el avestruz escondiendo la cabeza en un pozo. La gente prefiere no ver lo que sucede frente a sus narices y espera que los gobiernos lo hagan por ellos, por algo los votaron. En realidad lo que se está haciendo es transferirles el poder para que sigan haciendo lo que hacen.
Lo primero qué se podrían hacer para no quieren seguir viviendo bajo estas reglas de dependencia es trabajar a fin de lograr una toma de conciencia. No sirve de nada abandonar el sistema y trasladar todos sus vicios a un ecosistema. Lo que estaríamos haciendo es contaminar aquello que aún no lo está. El retirarse a vivir a un ecosistema natural significa adaptarse a sus reglas y no tratar de imponer las nuestras allí. Se habla de un libre mercado, pero este ya no existe. Ha sido la excusa de gigantescas corporaciones para mantener en la pobreza ciertas áreas, para no permitirles explotar sus recursos naturales, a la espera de que las garras del gran águila lo hagan. Esto es lo que está sucediendo exactamente ahora en Sudamérica y debemos evitarlo.
Esto trae a mi memoria las ancestrales profecías de los nativos Quéros de Perú, que afirmaban que llegaría un momento en el que el águila del norte y el cóndor del sur deberían volar juntos. El águila de Norteamérica representa lo racional, lo tecnológico, lo agresivo; el cóndor de Sudamérica, por el contrario, simboliza lo místico, lo artístico, lo creativo, lo amable, lo sensible. Sudamérica debe defender sus derechos y por sobre todas las cosas su ecosistema que aún se encuentra en estado salvaje.
Cuando se le pregunto sobre que acción ha realizado para evitar el despilfarro de recursos respondió que
Junto a su mujer Merdith elegio Vilcabamba, en los Andes de Ecuador, para comenzar a forjar la idea de un hogar autosustentable que sirviera de escuela para todos aquellos que deseen dar un giro a su forma de vida. Montesueños es un centro para la paz, la sustentabilidad, las artes y la nueva ciencia. Se necesitan nuevos sistemas de vida, nuevos gobiernos y, como dijo Albert Einstein, no se pueden pedir soluciones a los mismos responsables que causaron los problemas. Nosotros somos también una corporación; la más grande y poderosa. Somos los mayores accionistas de esta empresa llamada Tierra y, como tales, debemos exigir que no se funda, porque si esto pasa, no tendremos de qué ni dónde vivir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...