COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

jueves, 3 de septiembre de 2009

LOS ATRIBUTOS DE LA GRAN ALMA

LA GRAN ALMA
PARTE I
El-Amarna
Los atributos de la Gran Alma se pueden formular de una manera muy simple. Son inevitables y aunque a veces en el camino nos alejemos un tiempo de ellos la vida se encarga de hacerlos emerger en los momentos cruciales. Son tres:
1. Asentimiento y servicio a la vida
2. Silencio
3. Alegría
ASENTIMIENTO Y SERVICIO A LA VIDA
Como seres humanos gozamos de conciencia, somos una extraña clase de mamíferos con capacidad de desdoblamiento, de ser nuestros propios testigos, de observarnos.
Podemos dibujar nuestros pensamientos, proyectarnos en un tiempo futuro o revisarnos en un tiempo pasado, incluso podemos tratar de cambiarnos.
Somos mamíferos autorreferenciales.
Eso nos ha permitido creer que nuestro yo es el centro del universo, hasta el punto de que se ha popularizado la idea omnipotente de que cada persona crea la realidad con sus pensamientos.
Se dice con grandes eslóganes en el mundo del conocimiento postmoderno: la realidad no existe, cada persona construye su realidad de una manera subjetiva.
Y esto es cierto, pero sólo en parte.
Es obvio que lo que pensamos y nuestra actitud ante la vida determina nuestras vivencias, y, por tanto, nuestro bienestar o malestar.
Es verdad que cada uno puede construir con sus pensamientos un cielo o un infierno, y se sabe que quien piensa en soluciones las atrae con más facilidad que quién piensa en problemas. Sin embargo, no somos los únicos dueños de nuestra vida.
A lo sumo cuidamos la vida que se nos ha dado y tratamos de gobernarla y conducirla por los cauces para los que estamos dotados.
Podemos elegir cómo reaccionar ante los hechos de la vida, pero es ilusorio creer que la moldeamos según nuestros pequeños deseos personales.
Nuestra vida no nos pertenece, pertenece al flujo continuado de la existencia.
Ni la hemos creado ni la podemos destruir.
Se creó y se terminará según una ley que así lo quiere.
Nadie elige vivir y tampoco morir.
Por lo tanto, no somos los dueños sino los servidores de la vida.
Todo sufrimiento es un grito que niega este hecho.
Por el contrario, cualquier desarrollo se inclina ante lo que es y permite que actúe en su misterio. En la Gran Alma no existe negación, sólo el Sí, y esto expresa un amor natural a todo lo existente.
CONTINUARA...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...