COMPRAR EN "TIENDA SIRIUS"

TELEFONOS: +34 635574330 MAIL:siriustienda@yahoo.es

martes, 9 de junio de 2009

LA TRADICIÓN PROFÉTICA


RELIGIONES DEL MUNDO
LA TRADICIÓN PROFÉTICA
Los musulmanes consideran las revelaciones divinas legadas por Mahoma como la fundación de su religión, aunque sostienen, por otra parte, que la doctrina expresada a través del Profeta es tan antigua como la propia humanidad.
Los musulmanes creen que el único Dios verdadero, omnipotente y eterno, reveló por primera vez su Palabra de forma pristina e inalterada a Adán, el primer hombre, y, después, al antiguo patriarca Abrahan (en árabe, Ibrahim).
Posteriormente, ese mismo mensaje y la relación con la humanidad encarnado por él fueron transmitidos a Mahoma.
Por consiguiente, el islam se considera a si mismo como la religión original y única verdadera, la de Abraham.
De acuerdo con el Corán, entre Abraham y Mahoma vivieron otros muchos profetas (nabi), de los cuales veintiocho fueron elegidos para propagar la Palabra divina.
Estos se conocen como rusul (singular rasul).
Entre los rusul más importantes destacan Noé (en árabe, Nuh, David (Dawud), Moises (Musa) y Jesús (Isa).
El mensaje divino fue propagado entre las comunidades de judíos y cristianos a través de los dos últimos, así que, al igual que el islam, ambos grupos pertenecen a la tradición "abrahamica" común.
El Corán denomina a los judíos y cristianos "Pueblo del Libro" y les guarda un especial respeto.
No obstante, el Corán también contiene argumentos en contra de las otras dos religiones "abrahamicas".
Según la doctrina islámica, cada uno de los episodios de revelación representa el inicio de u nuevo ciclo de profecías, el cual culmina en la corrupción deliberada o involuntaria de la idea primordial original, momento en el que aparece un nuevo profeta.
Así pues, el ciclo iniciado por Jesús concluyo con la "corrupción" representada por la insistencia del cristianismo en la Trinidad y la divinidad de Cristo.
Por consiguiente, la degeneración del mensaje divino de cada profeta sucesivo exigía una doble responsabilidad; la de advertir y renovar.
Según el criterio islámico, Mahoma forma parte de esta tradición profética pero es único, puesto que constituye el "sello" de los profetas; con el finaliza el ciclo profético.
Mahoma recuerda a la humanidad el autentico mensaje original y le da su forma definitiva y perfecta: el Corán.
M. D. Coogan
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...